lunes, 1 de agosto de 2011

PAPARAZZI

Sólo por unos segundos, olvidando su fama, se atrevió a pasear su deseado cuerpo desnudo por la elegante terraza acristalada. Al teleobjetivo le bastaron unas décimas para captar las más cotizadas fotos.