domingo, 14 de agosto de 2011

LA SEDUCCIÓN DE LOS MERCADOS por Javier Ávila

-¡Que no, que no, que no nos representan!

-Déjame niña que te rescate. Lo hago por tu bien. Tienes que volver a ser competitiva.

-¡Especulador!

-Yo el único espéculo que me interesa es ese que se adivina por el filo del tanga.

-Acosador de mercado, quita tus sucias manos explotadoras de nuestras reservas.

- Yo sólo quiero liberarte de tus servidumbres protectoras. Tengo un plan para ti.

-Banquero, ratero. Que no te quiero.

-Ay, pues yo sí te quiero devolver la máxima productividad. Estás encorsetada.

-Lo llaman democracia y no lo es.

-Libérate, déjame ser tu inversor, nunca invertido, llegar a convertirme en tu máximo accionista, penetrar de lleno en tu bolsa.

-Sí, para hundirla. Yo prefiero la vida. No soy una mercancía.

-Pero seguro que desprendes jugosos beneficios. Ya noto cómo crecen mis dividendos.

-Yo lo que quiero es imponerte la tasa Tobin.

-¡Vade retro! Que eso es como echarle bromuro a la sopa de mi pasión.

-No me pone la raya diplomática.

-Desregularízate, que obtendrás resultados óptimos.

-Me va más la ley de la calle, que la de Wall Street.

-Déjame que me pose en ti, me ponen las primas de riesgo.

-¿Sin protección? ¡Nunca!

-Ves por qué estás anticuada. Debes recuperar tu competitividad.

-Sí, para que después me rebajes la calificación.

-Sólo te inyectaré solvencia. Únicamente debes ser más flexible.

-Malditos mercados, sois irresistibles.

-Para mí siempre serás un bono de excelencia, nunca basura.

-¿De verdad? ¿No se lo dirás a todas?

-Qué atractivos son tus recursos. Me encanta dejarte en pelotas.

-Ay, siempre me pasa lo mismo. No debí darle jamás mi número ni a Standard ni a Poors. Eso me pasa por ser tan fácil.>

-Que sí, nena, no te arrepentirás. Así me gusta, que te hagas un poco la estrecha para después entregarte plenamente. Sí, ya estoy acoplado a ti. Sigue así; muévete a mi son, que verás como muy pronto te voy a devolver la triple Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

2 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Aysss los mercados, no tiene remedio. Encantador tu blog, un placer.

Saludos y un abrazo.

palabras y silencios dijo...

buen juego de palabras. indignado o economista?? je je. felicidades.