viernes, 26 de noviembre de 2010

Descubrimiento tardío

En la pasada noche me sorpendió la dureza de sus pechos, la flexibilidad de su cuerpo, el atrevimiento de sus posturas, sus constantes humedades y su eterna insatisfacción.
Una lástima... En el asilo está prohibido el sexo.

2 comentarios:

Dama dijo...

¿y la imaginación?.
Quizás me atreva. Quizás.

Rascaviejas dijo...

La imaginación, siempre.
Espero su atrevimiento dama.