sábado, 7 de junio de 2014

LUNA por Lourdes N.J.


Dormimos aquella noche
como ángeles sobre el cielo,
nos enredamos en las sábanas
como si fueran nubes de algodón
que viajan entre las estrellas
más hermosas de la vida.
Tu ropa y la mía, jugando los dos
a nueve semanas y media
quedó tu corbata colgada
en un extremo de la luna creciente
y mis braguitas sobre su blanca curva.
Ella, presumía de virgen y coqueta.

11 comentarios:

Máximo Cano dijo...

Me gusta leerte.
Saludos.

Anónimo dijo...

Que alegría volver a leerte
Besos dulcemente tiernos....
J.M

L. N.J. dijo...

Máximo y JM, gracias a vosotros.

Anónimo dijo...

Fantastico. Resume senxualidad transmitiendo amor y deseo.
muy bueno

Anónimo dijo...

Fantastico. Resume senxualidad transmitiendo amor y deseo.
muy bueno

Dyhego dijo...

¡Y sonando de fondo la canción de Joe Cocker "You can leave your hat on"!
Salu2, Lourdes.

L. N.J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
L. N.J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
L. N.J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
L. N.J. dijo...

D.B., lo hiciste. Un beso

* * *

Hola Diego, sí, de la misma manera que tú bailabas aquel tango. ¿Te acuerdas?.
Un beso amigo.

Dyhego dijo...

Lourdes:
El tango es un baile chulísimo.
Salu2 rioplatenses.