viernes, 4 de abril de 2014

MATADOR por Amano Lete



En el ruedo silencioso de la madrugada pasada, mi mirada fija quedó atónita ante la pantalla, una foto recibida me hizo sufrir en las carnes el veneno del toro.

La imagen de un estoque erecto y curvo inundaba por completo mi pantalla y acuchilló con un gemido mi garganta, mis labios inflamados no podían articular palabras, esa foto había abierto en canal mis ansias…

Pensé que si la foto conseguía tal efecto, qué no sentiré con el arreón de su empuje...

Su miembro descomunal apoyado sobre la femoral izquierda en un contraposto imposible se mostraba oferente y receptivo.

No lo he pensado dos veces, he pasado toda la noche con esa imagen rondando mis muslos, tiene que ser matador como ninguno... Lo he citado en el ruedo más cercano a mi casa, ya lo veo venir de lejos, no hay duda, trae su silueta bien remarcada, la sorpresa es que me trae a su cuadrilla, dice que el más joven toma hoy la alternativa, sólo oigo ruido de burladeros, es un acoso y derribo, ahora el matador lo aparta y remata la faena, como imagináis estoy de placer hasta las trancas, entendedlo, ahora mismo no puedo seguir con esto, estoy sola para el arrastre…