sábado, 19 de octubre de 2013

Pelvis Presley por H.L.




Nunca me había gustado la música de ese tipo. Siempre lo vi un hortera. Hasta que él llegó aquella tarde de verano. Se había peinado el tupé de una forma distinta. Se había vestido de una manera inusual. Parecía otro, pero era él. Me desnudó y se perdió entre mis muslos. Sus movimientos circulares me volvieron loca. Pero eso no fue lo mejor. Me cubrió con su cuerpo encendido. Hasta el fondo. Entonces empezó a girar. No entraba ni salía. Giraba suavemente. Círculos alrededor de mi centro femenino. Me apretaba hasta el límite. Y yo me dejaba hacer. Sonaba la música de aquel hortera, que ya no me lo parecía. Aquella pelvis masculina me llevó a la locura varias veces. Desde entonces ya no escucho a Pablo Alborán. Lo mío es el rock. Pelvis Presley...