sábado, 5 de octubre de 2013

LA DRAGONA por Humberto G.



  


  Para cuando introdujo la yema de mis dedos índice y medio en su boca, había pasado suficiente tiempo como para que la savia caliente que emanara de ella misma como de un manantial, pasara de confundirse inicialmente con un gel a volverse líquido; un líquido, tan leve, que los dedos parecían secos casi al momento de sacarlos. Así que no había tiempo que perder y el trayecto hasta la boca debía hacerse rápidamente. Ya esperaban los labios entreabiertos, el jadeo traía el aliento de las profundidades de la mujer. Casi podía verse la llamarada cautivadora saliendo de su boca, como la de una dragona arrodillada que empieza a cerrar los ojos. 

  Unos momentos antes, en sus manos colocadas abiertas en los muslos había un algo de no saber que hacer con ellas mientras le están haciendo; como si, acostumbradas a hacer por ellas mismas (las manos) ahora, al dejar el trabajo en otra (mano) no supieran, ya digo, donde colocarse.

  La Dragona se convierte en serpiente por un momento y se contonea arriba y abajo y el vientre se pliega y se tensan sus brazos, los ojos medio cerrados se cierran del todo y de la boca entreabierta sigue saliendo fuego o veneno, más abrasador, más visible, más vital porque es vida lo que emana, es mujer en forma de aliento. En la indecisión de si es la última llamarada, se olvida uno de dejar de agitar los dedos y ella me ayuda abriendo los ojos, relajando al fin los músculos de su vientre, irguiéndose, sentándose sobre sus talones y a la vez agarrando mi muñeca...

Espera

Llevándose la yema de mis dedos índice y medio a la nariz lentamente y luego a los labios. Olfatea primero y luego lame con indiferencia, con agradecimiento, mirándome fijamente. Así saborea el celo propio, de mujer, la sabia del árbol, el veneno de la serpiente, la esencia de la dragona.

1 comentario:

Jorge Ampuero dijo...

Certera y degustable prosa por aquí,
nos leemos.

Saludos.