miércoles, 2 de noviembre de 2011

CON LOS OJOS CERRADOS por Lourdes N.J.

Hay sueños que son una bendición, justo esta madrugada me desperté con suaves movimientos de mis caderas, con calor en mi cuerpo y gimiendo. Me pregunto si habrán escuchado mis gemidos los que dormían en otras habitaciones. Tengo mis dudas porque eran pequeños y profundos, pero en el silencio de la noche, ya se sabe.

He llegado hasta el final, penetrando en tus sueños. ¿Ocurrirá de nuevo? ¿Cuándo?.

Dormir, voy a dormir de nuevo; sola, con tu silencio.

5 comentarios:

eres_mi_cruz dijo...

quién no ha soñado con ser como Griffin...

Anónimo dijo...

Despertarse excitado o soñar que se está excitado es tremendo.

L.N.J. dijo...

... todos soñamos mi querido falserio.

Gracias anónimo.

Lou.

Gusa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gusa dijo...

Los sueños son los que hacen que permanezcamos despiertas.

Besos