viernes, 4 de marzo de 2011

UN INSTANTE por Lourdes N. J.


Acariciaba sus labios
mirándola a los ojos.
Él, se la comería a besos.
No era una película
ni una escena de amor,
ni cuerpo de mercancía.
Acariciaba su pelo
mientras besaba sus labios,
su mano en su cuello,
así, hasta el botón de su blusa.
No era modesto
ni atrevido o avergonzado
ni siquiera un amor eterno.
La despojó de su falda
contra la pared, suavemente.
No era promiscuo,
arrogante o acosador
¡la amaba con locura!.
Ella se dió la vuelta,
él besaba su espalda
y observaba desnuda
a la musa de sus deseos.
No era delicado, ni un loco,
ella, dada a él,
deseaba no acabar nunca.
Hicieron el amor con
movimientos suaves,
placeres eternos
sin llegar al final.
No era su puta, su amiga,
ni su amante o su mujer,
pero ¡cuánto la amó!
en un sólo instante.

4 comentarios:

Manuel de Mágina dijo...

En un instante se puede escanciar una calidad de gran reserva. Bien, Lourdes.

Anónimo dijo...

Muy bueno.

Mei Manzanero dijo...

Este poema me ha hecho pensar en como intentamos definirlo todo, "es mi..." "lo/la quiero de esta manera" "para siempre o para un tiempo"
y también me viene a la cabeza una frase de Unamuno, que dice "amor definido deja de serlo".
Saludos desde Cuentos a Domicilio.

www.cuentosadomicilio.blogspot.com

L.N.J dijo...

Gracias por vuestros comentarios, escribir este poema fue muy importante para mí a la vez que gratificante.

Saludos a los tres,

Lourdes.