lunes, 26 de noviembre de 2012

BLANCO SOBRE BLANCO por Sodoma



Una impúdica caricia. El roce, intencionado quizás, por mi bragueta. Temperatura insomne que perturba el sueño. Pesadilla de fuego en la entrepierna. No se esfuma aquella imagen de la cabeza. De las dos, aunque ahora sólo recuerda la que cuelga. Historia de un impar buscando escondite donde desahogar la abultada fiera. Malestar de cargar a diestra o siniestra. Bestia de imprevisto despertar que ruge por una mano compañera. Solidarios cinco dedos que la exaltan. Plenitud de grandeza. Bicho viviente. Ritmo acompasado que no atempera. Muñeca dislocada. Brillante glande enrojecido. Cañón que empopa a toda vela. El vaivén se ha detenido. Rugir de venas. La descarga ha valido algún gemido sin sordera. Todo se esparce. Un kleenex alberga la huella que queda. Al final, blanco sobre blanco.